Health Spain , Castilla y León, Wednesday, July 20 of 2011, 14:49

Valladolid y Salamanca contarán con nuevos aceleradores lineales para tratamientos oncológicos

Con una inversión superior a los seis millones de euros, irán destinados al Hospital Clínico Universitario de Valladolid y al Complejo Asistencial de Salamanca

JPA/DICYT La Gerencia Regional de Salud ha adjudicado, por un importe de 6.347.700 euros, el suministro e instalación de dos nuevos aceleradores lineales multienergéticos, uno de ellos con destino a los servicios de radioterapia del Complejo Asistencial de Salamanca y el otro al Hospital Clínico Universitario de Valladolid, ambos equipos dirigidos a mejorar la dotación para tratamientos oncológicos.

 

Un acelerador lineal es el dispositivo que se usa más comúnmente para dar radioterapia de haz externo a enfermos con cáncer, suministrando rayos x de alta energía a la región del tumor del paciente. Estos tratamientos pueden ser diseñados de forma que destruyan las células cancerosas sin afectar los tejidos circundantes normales.

 

Según ha informado hoy la Junta de Castilla y León, estos equipos de altas prestaciones poseen gran versatilidad y permiten realizar las técnicas más avanzadas de la radioterapia actual. Como se sabe, la radioterapia externa se usa para dirigir los haces de radiación enfocados a los bordes del lugar donde se encuentra el cáncer para destruir las células anormales y evitar el crecimiento o la reaparición del tumor.

 

Los aceleradores adquiridos por Sacyl permiten realizar radioterapia de intensidad modulada (IMRT, por sus siglas en inglés), una modalidad avanzada de radioterapia de alta precisión que utiliza aceleradores lineales controlados por computadora para administrar dosis de radiación precisas a un tumor o áreas específicas dentro del tumor. La IMRT permite que la dosis de radiación se conforme con mayor precisión a la forma tridimensional (3D) del tumor mediante la modulación (o el control) de la intensidad del haz de radiación en varios volúmenes pequeños.

 

La IMRT también hace posible enfocar dosis más altas en regiones dentro del tumor, al tiempo que se minimiza la exposición a la radiación en las estructuras circundantes normales. El tratamiento se planifica cuidadosamente con la ayuda de imágenes tridimensionales de tomografía o imágenes de resonancia magnética del paciente, junto con cálculos computarizados de dosis para determinar el patrón que mejor se adapte a la forma del tumor. En general, las combinaciones de múltiples campos de intensidad modulada provenientes de distintas direcciones de haz producen una dosis de irradiación individualizada que aumenta al máximo la dosis al tumor, a la vez que minimiza la dosis para los tejidos normales adyacentes.

 

Debido a que con IMRT la proporción de dosis al tejido normal respecto a la dosis al tumor se reduce al mínimo, se puede administrar a los tumores dosis de radiación más altas y eficaces, con menos efectos secundarios en comparación con las técnicas de radioterapia convencional.

 

Este nuevo equipamiento podrá realizar también radioterapia guiada por la imagen (IGRT), es decir, aquella en la que se toman imágenes de forma dinámica a fin de definir cómo es y dónde se encuentra el volumen tumoral de cada paciente durante las semanas que dura el tratamiento, lo cual ofrece una mayor precisión a la hora de realizar la irradiación.