Health Spain , Valladolid, Tuesday, September 11 of 2007, 17:34

El síndrome postvacacional, un fenómeno social convertido en enfermedad

El jefe del Departamento de Psiquiatría del Hospital Clínico de Valladolid asegura que esta "dolencia" es, en realidad, unos "momentos de malestar normales"

MDS/DICYT Aunque muchas personas sienten a la vuelta de su descaso estival el denominado "síndrome postvacacional", el catedrático de Ciencias Psicosociales de la Escuela de Enfermería y jefe de Sección del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico Universitario de Valladolid, Juan Franch Valverde, asegura que a algunos expertos "no nos gusta nombrarlo de este modo, porque no creemos en ello". Para ellos, el cansancio, la fatiga, la somnolencia, la falta de interés, irritabilidad y nerviosismo, por ejemplo, que puede provocar la vuelta a la actividad laboral es "una situación normal de adaptación, que sólo debe preocupar si se prolonga después de que trascurran entre siete y diez días desde la vuelta al trabajo".

Según ha explicado Juan Franch a DICYT, este estado relacionado con los primeros días de incorporación al trabajo después de las vacaciones es en realidad "momentos de malestar normales". A su juicio, y con la ayuda del periodismo, "en la actualidad se tiende a convertir los fenómenos sociales en enfermedad", por lo que "la sociedad está creando un mito con algo que es normal". Según indica "sólo cuando se prolonga sería un síntoma de algo que, en realidad, destapa otro problema relacionado con factores de inadaptación a su trabajo".

 

Así, es más fácil que sufran este malestar sujetos con trabajos muy monótonos y muy poco motivados con su trabajo y personas que viven el trabajo como el castigo de la vida para poder sobrevivir. "El problema es la ruptura de ser libre en horarios, en responsabilidad, pero si te gusta el trabajo compensa todo esto", ha asegurado el especialista. Debido a ello ante una situación de prolongación en el tiempo de los síntomas de malestar anteriormente mencionados, el jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Clínico Universitario de Valladolid ha recomendado consultar a un especialista, ya que el afectado puede padecer un problema de otra naturaleza.

 

Adaptarse al ritmo laboral
Algunas medidas físicas recomendadas por los médicos de familia para afrontar el malestar que provoca la vuelta al trabajo son: intentar regular los horarios y el reloj biológico los días previos; planificar al menos dos días del final de las vacaciones como periodo de adaptación a la incorporación al trabajo; en la medida de lo posible incorporarse al trabajo regulando la intensidad de la actividad; dormir más horas los primeros días, con un horario bien regulado. Respecto a las medidas físicas, se debe tratar de evitar tener la sensación de que las vacaciones son un estado absolutamente opuesto al periodo de trabajo, y por tanto, el primero de placer y el segundo, de malestar y sufrimiento; intentar organizar y planificar los primeros días; saber que se trata de un malestar propio de los primeros días y evitar darle demasiada importancia; evitar tomar una actitud de queja y malestar permanente, entre otras.