Health Spain , Salamanca, Monday, January 04 of 2010, 13:54

El Instituto de Neurociencias de Castilla y León trabaja en el diseño de un nuevo tipo de audífono

Los científicos pretenden conseguir un modelo que pueda ser programado por el propio usuario en función de sus percepciones

JPA/DICYT Un equipo de investigación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León (Incyl) trabaja en el diseño de un nuevo tipo de audífono que mejoraría algunas de las características de los que se comercializan en la actualidad con el objetivo de que las personas con pérdidas auditivas mejoren su calidad de vida. Este proyecto de investigación aplicada se basa en el conocimiento acumulado por estos científicos acerca de cómo funciona el oído sano y uno de los retos que se plantean es diseñar un aparato que pueda ser calibrado por el propio paciente en función de sus propias percepciones auditivas.

 

La primera característica del nuevo audífono es que se basa en el funcionamiento del oído sano, según explica a DiCYT Enrique López Poveda, el investigador del INCYL responsable del proyecto. Trabajos de investigación básica anteriores y actuales aportan el punto de partida para que después su equipo desarrolle simulaciones a partir de algoritmos matemáticos evaluables por ordenador. "Los que funcionan se pueden aplicar al desarrollo de dispositivos", indica.

 

En segundo lugar, el proyecto busca un cambio de criterios a la hora de programar los audífinos. Generalmente, "cuando una persona pierde audición, los sonidos tienen que ser más intensos para que pueda oír, así que la programación del audífono se basa en la sonoridad que percibe el paciente", explica el experto. Pues bien, "nosotros, en lugar de basarnos en la sonoridad que percibe el usuario, nos vamos a basar en el funcionamiento de su oído interno, de la cóclea, que está asociado a lo anterior, pero que no es lo mismo", es decir, no siempre un mayor volumen supone una mejor percepción.

 

La tercera característica especial de este proyecto es que “vamos a dejar que una persona con problemas auditivos programe su propio audífono”. Esto no se hace habitualmente, ya que una persona con pérdida auditiva va a un gabinete audioprotésico, le recomiendan un modelo de audífono y, finalmente, es el especialista quien se lo programa. Hasta que se llega a alcanzar un funcionamiento óptimo hay que realizar varias visitas al gabinete en las que el usuario tiene que explicar qué sonidos percibe mejor o peor para que el audioprotesista ajuste mejor los parámetros.

 

Sistema en pruebas

 

En este caso, una de las novedades es que “vamos a permitir al paciente que se lo programe él solo, es decir, que mientras escucha los sonidos que quiera pueda jugar con los principales parámetros del audífono hasta conseguir que la calidad sonora le resulte satisfactoria”. Esto podría ser algo "revolucionario", asegura López Poveda, que en cualquier caso se muestra cauto, ya que el sistema aún está en pruebas.

 

En cualquier caso, ya existe un proyecto de fin de carrera vinculado a la Universidad de Salamanca que se ha desarrollado sobre esta idea. Sin embargo, el equipo de científicos que trabaja en esta iniciativa pretende solicitar financiación al Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), del Ministerio de Salud y Política Social. Asimismo, aunque trabaja de forma independiente, mantiene contactos con las multinacionales de productos auditivos Oticom y Starkey de cara a futuras colaboraciones en éste u otros proyectos.