Environment Mexico , México, Wednesday, August 10 of 2022, 15:13
COLUMNA | SOMOS MAMÍFEROS

Todo lo que somos está en los gametos

Los gametos son las células sexuales que aportan cada uno de los progenitores biológicos (femenino y masculino) que al combinarse crean un nuevo ser

Alina Gabriela Monroy-Gamboa y Sergio Ticul Álvarez-Castañeda/CIBNOR/DICYT En general, se han reconocido dos tipos de reproducción, la asexual y la sexual. La asexual, es el método en el cual un individuo, sin necesidad de un segundo, se reproduce por un proceso mitótico (proceso de división celular con reparto equitativo del material hereditario, para producir dos células) del genoma del individuo completo, por lo que su progenie será genéticamente idéntica al progenitor. No hay intervención de células sexuales o gametos. Se han considerado siete tipos principales (bipartición, esporulación, fragmentación, gemación, partenogénesis, poliembrionia y reproducción vegetativa), pero ninguna de ellas está presente en los mamíferos.


La reproducción sexual implica la combinación de material genético de dos organismos de la misma especie. En este caso cada uno de los organismos proporciona el 50% de su material genético al nuevo individuo. Las células sexuales o gametos de los mamíferos son de diferente tamaño, siendo más grande el femenino y de movimiento limitado. Mientras que el masculino es pequeño y con gran capacidad de movimiento. De hecho, serán siempre los que se desplacen hacia el femenino en la manera natural, después de la realización del coito.

 

La unión de los dos gametos se llama fecundación, dando origen al cigoto. Al unirse los gametos para formar el cigoto se da un proceso de recombinación del material genético de las dos células iniciales, en la que el ADN (ácido desoxirribonucleico) se conjuga y se alinean los cromosomas homólogos. Si nada más se consideran a los cromosomas, sin la mezcla de la información genética entre los pares de cromosomas, el humano tiene 23 cromosomas, por lo que la combinación de los 23 cromosomas homólogos de la madre con la del padre tiene una representación matemática que equivale a 223 = 8,388,608 combinaciones genéticas para cada célula.


Pero en esencia, ¿qué son y cómo se forman los gametos? Los gametos en los mamíferos provienen de las células o línea germinal. En los individuos biológicamente femeninos se producen los gametos llamados óvulos, por medio del proceso de la ovogénesis en las gónadas denominadas ovarios. En los biológicamente masculinos, se da la espermatogénesis en los testículos que tienen como producto a los gametos nombrados espermatozoides. Estas células están compuestas por uno de los dos juegos de cromosomas (la información completa, pero sin duplicados) que se obtuvieron a partir de gametogénesis en las gónadas de cada sexo biológico.


Los gametos, se forman durante la gametogénesis de las células germinales por dos procesos de meiosis. En la meiosis el contenido genético en las células germinales se reduce a la mitad, es decir, a solamente un solo juego de cromosomas por células, de diploide (2n con 46 cromosomas en el ser humano) a haploide (1n con 23 cromosomas en el humano). Esta reducción a la mitad permite que en la fecundación se mantenga el número de cromosomas de la especie, mediante el intercambio de información genética al azar de los progenitores que contribuye a la diversidad genética. Por lo tanto, el nuevo individuo hereda información genética única y nueva, y no un cromosoma íntegro de uno de sus parentales.

 

Durante la primera división meiótica los elementos de cada par homólogo de cromosomas, primero se unen y luego se separan con el huso mitótico, acomodándose en diferentes polos de la célula. En la segunda división meiótica, las cromátidas hermanas, que forman cada cromosoma, se separan y se distribuyen en los núcleos de las nuevas células, que son los gametos. Los cuales contienen la mitad de la información genética.


La ovogénesis comienza con los ovogonios dentro de los folículos ováricos, donde crecen y tienen modificaciones. Los ovogonios tienen la primera división meiótica que da como producto un ovocito primario. El ovocito primario se divide a su vez en dos células, de diferente tamaño, pero con la mitad de la información genética cada una. La célula grande contiene la mayor parte de la célula original y a la larga en los gametos femeninos llamados óvulos. Mientras que la célula chica se desintegra rápidamente.


La espermatogénesis se realiza en los túbulos seminíferos, en donde las células germinales de los testículos tienen la mitosis para que la cantidad de espermatogonios sea abundante. Como segunda etapa, las células crecen y duplican la cantidad de ADN transformándose en espermatocitos pasando por diferentes fases.

 

Primero, los espermatocitos 1 tienen dos divisiones celulares consecutivas, que dan origen a los espermatocitos 2 resultando en células haploides (la mitad de la información genética) llamadas espermátidas. Las espermátidas maduran y generan un flagelo y un acrosoma, para convertiste en espermatozoides.


La ovogénesis y espermatogénesis, se realizan en las gónadas que son glándulas mixtas debido a que producen hormonas y gametos, siendo consideradas como los órganos sexuales primarios. En el caso de los testículos están suspendidas dentro del escroto, debido a que proceso de generación de espermatozoides necesita una temperatura inferior a la del cuerpo humano, es por ello que están fuera del cuerpo.


El tipo de reproducción de los organismos es lo que marca la diversidad genética en una población. Es por ello, que los organismos con reproducción sexual, en la que se hace un intercambio de genes, contribuye a la persistencia de las especies en el largo plazo.

 

Autores
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S. C. Instituto Politécnico Nacional 195, CP. 23205, La Paz, Baja California Sur, México. Email beu_ribetzin@hotmail.com (AGM-G), sticul@cibnor.mx (STA-C).