Health Spain , Salamanca, Wednesday, April 22 of 2009, 16:06

"No existe la certeza absoluta de que una mutación genética vaya a desarrollar un tumor"

El experto salmantino Rogelio González Sarmiento comenta la decisión del Ministerio de Sanidad de autorizar la selección de embriones libres de cáncer

José Pichel Andrés/DICYT La Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida del Ministerio de Sanidad ha autorizado por primera vez la selección de embriones libres de genes portadores de una mutación que da lugar a cáncer hereditario, atendiendo así la solicitud que habían realizado dos parejas, en un caso de cáncer de mama y en otro de cáncer de tiroides. El experto Rogelio González Sarmiento, catedrático de Medicina Molecular de la Universidad de Salamanca, ha declarado al respecto que esta decisión es una muestra del gran desarrollo que está teniendo el diagnóstico molecular en España y en el mundo. Sin embargo, advierte de que supone un dilema ético, puesto que portar un gen con una determinada mutación no significa que una persona vaya a desarrollar un tumor con toda seguridad.

 

"El problema de los genes que desarrollan cáncer es que no lo hacen en el 100% de los casos, sino que una persona que presenta una mutación tiene a lo largo de toda su vida entre un 80 y un 90% de posibilidades de sufrir el tumor", ha afirmado hoy González Sarmiento en declaraciones a DiCYT. Por eso, considera que la decisión de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida es "controvertida desde el punto de vista biológico". En su opinión, "lo que representa esta medida es un cambio de los paradigmas de los criterios de selección genética. Ahora estamos haciendo eugenesia y la sociedad es la que debe decidir si quiere o no quiere. Si hemos decidido que sí, adelante", añade.

 

Rogelio González es uno de los responsables del programa de Consejo Genético y Cáncer Hereditario de Castilla y León, que consiste en "estudiar si los miembros de la familia de una persona con cáncer son portadores de la mutación". Cuando se comprueba que poseen dicha mutación se llevan a cabo medidas preventivas, como administrarles determinados fármacos. Sin embargo, la decisión del Ministerio da un ahora un paso más. "Uno puede seleccionar embriones que no tienen la mutación, pero insisto, esto no quiere decir que aquellos que sí tienen dicha mutación vayan a desarrollar obligatoriamente cáncer, por eso existe un problema ético en la decisión que se ha tomado", comenta. Es decir, "aunque uno sea portador de esa mutación no tiene el 100% de certeza de que vayas a tener la enfermedad".

 

En cualquier caso, desde el punto de vista científico la decisión también supone "una demostración más del desarrollo que está teniendo el diagnóstico genético en el momento actual en nuestro país y en el mundo, puesto que ya somos capaces de diagnosticar el 80% de las enfermedades monogénicas y, en el caso de los cánceres hereditarios, un porcentaje muy elevado".

 

"Todos estamos llenos de mutaciones"

 

"Esto abre una posibilidad de hacer una selección genética de las personas de acuerdo con sus mutaciones", apunta el experto. Sin embargo, esto plantea ciertos problemas, según Rogelio González, que hace alusión a uno de los descubridores de la estructura del ADN, James Watson. "Hace poco Watson realizó un estudio de su propio genoma al completo y encontró que estaba lleno de mutaciones responsables de enfermedades que se transmiten de manera recesiva, es decir, que hace falta que los padres sean portadores para que los hijos las desarrollen. De hecho, quedó asombrado de la cantidad de mutaciones que tenía su genoma. Todos estamos llenos de mutaciones, así que hay que tener mucho cuidado a la hora de seleccionar a la población por sus mutaciones". agrega.

 

El programa de Consejo Genético 
 
El Consejo Genético es un programa que se lleva a cabo en los servicios de Oncología de los complejos hospitalarios de Salamanca y Burgos. "Por una parte, está el Consejo Genético propiamente dicho, del que se encargan los oncólogos; por otra, está el test genético que hacemos en los laboratorios del Centro de Investigación del Cáncer y del Instituto de Biología y Genética Molecular de Valladolid, el IBGM. Es un programa que está creciendo de manera exponencial y estamos muy satisfechos porque los rendimientos en el aspecto asistencial son positivos. Solemos ver unas 100 mujeres con cáncer de mama al año y unas 50 ó 60 personas con cáncer de colon", concreta González Sarmiento.