Environment Panama , Panamá, Thursday, April 30 of 2020, 10:01

Monos capuchinos de cara blanca bajan de los árboles en Isla Coiba en Panamá

Científicos se sorprenden al descubrir que los monos capuchinos de la isla más grande del Pacífico Oriental pasan mucho tiempo en el suelo

STRI/DICYT Al cruzar un tramo de océano de 23 kilómetros desde tierra firme en Panamá hasta Coiba, la isla más grande en el Pacífico Oriental, un grupo de intrépidos biólogos esperaban encontrar especies nunca antes reportadas. Pero además de descubrir nuevas especies, el equipo del Coiba BioBlitz del 2015 se sorprendió al descubrir que los monos capuchinos allí pasaban mucho tiempo en el suelo.

 

"La mayoría de nosotros hemos trabajado en Isla Barro Colorado (la estación de investigación del Smithsonian localizada en el lago Gatún en Panamá) donde los monos capuchinos están acostumbrados a las personas, pero nunca los habíamos visto pasar tanto tiempo en el suelo del bosque", comentó Claudio Monteza, quien está haciendo su Doctorado en el Instituto Max Planck de Comportamiento Animal y en la Universidad de Konstanz. "Nunca vimos a las mamás cargando bebés bajar al suelo como lo hicimos en Coiba. Incluso los grupos más habitados en Barro Colorado son muy cuidadosos con los bebés".

 

Meg Crofoot y Mark Grote, en ese entonces en la Universidad de California, Davis, estaban intrigados por este cambio en el comportamiento y la idea que podría proporcionar sobre por qué los ancestros humanos originalmente descendieron de los árboles. Alentaron a Claudio a hacer del comportamiento inusual de los monos en Coiba el tema de la tesis de su maestría.

 

"En el Viejo Mundo hay muchos primates que se han adaptado a la vida en el suelo, pero nadie sabe por qué este comportamiento falta en los primates del Nuevo Mundo", comentó Claudio.

 

Aislada del continente, alrededor de 12 y 18 mil años, Coiba es el hogar de plantas y animales que no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra. Cuando los españoles navegaron por primera vez a Coiba en 1516, los cronistas informaron que la isla estaba densamente poblada por pueblos indígenas, pero para 1550, la isla había sido despoblada, dejando solo un pequeño asentamiento de colonos españoles. Y de 1919 a 2004, la isla fue una colonia penal donde se restringieron los movimientos de los prisioneros, dejando la mayor parte de la isla a sus habitantes salvajes.

 

Claudio sospechó que la valentía de los capuchinos de Coiba podría tener una explicación simple: Coiba carece de jaguares, de pumas, de tayras (comadrejas grandes), de coyotes, de jaguarundis y de ocelotes, todos identificados como depredadores de acuerdo con restos de capuchinos encontrados en muestras fecales. Una de las razones por las que nadie ha estudiado esto antes es porque es casi imposible para los investigadores observar los efectos de los depredadores que se asustan cuando se encuentran con científicos.

 

Pero el equipo de Claudio resolvió este problema usando cámaras. Instalaron cámaras trampa a la altura de las rodillas en las bases de los árboles en Coiba y en una isla cercana mucho más pequeña llamada Jicarón. El movimiento activa las grabadoras de video en las trampas. Luego compararon los videos de monos en las islas con videos de cámaras trampa en tres sitios continentales: la estación de investigación STRI en Isla Barro Colorado, la cercana Península Gigante y en el Parque Nacional Soberanía de Panamá, parte de un estudio realizado por el científico Patrick Jansen como parte de la Red mundial de evaluación y monitoreo de la ecología tropical (TEAMS por sus siglas en inglés).

 

"No registramos ningún depredador de mamíferos en las islas oceánicas, y había más depredadores en el Parque Nacional Soberanía que en Barro Colorado o la Península Gigante", comentó Claudio. "Los resultados fueron los que esperábamos en ausencia de depredadores: el tamaño de las tropas de monos --la cantidad de individuos en el suelo al mismo tiempo-- en la isla de Coiba era mucho mayor que en cualquiera de los sitios de tierra firme".

 

Los monos en los sitios donde había depredadores también pasaron más tiempo en el suelo durante la mitad del día, cuando los depredadores están menos activos. Por el contrario, los monos en las islas del Pacífico no centraron su actividad a cierta hora del día. Las visitas más largas al terreno se realizaron en Jicarón (14.5 minutos) y las Islas Coiba (7.9 minutos).

 

Los primates que descendían de los árboles jugaron un papel importante en la evolución humana, pero las explicaciones aún controvertidas generalmente implican cambios en el clima o la dieta.

 

Hace millones de años, cuando el Istmo de Panamá surgió del mar para formar un puente terrestre entre América del Norte y del Sur, las corrientes oceánicas globales cambiaron, lo que tal vez provocó una tendencia de sequía en África y la sustitución de los bosques por sabanas, lo que obligó a los ancestros humanos a pasar más tiempo en el suelo.

 

Otros sugieren que los antepasados humanos llegaron al suelo para buscar hongos. "Nuestro estudio indica que los depredadores probablemente juegan un papel clave al explicar por qué no hay primates terrestres en los neotrópicos", comentó Crofoot, quien ahora es directora del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal y profesora en la Universidad de Konstanz. "Cuando no hay depredadores, los primates pueden volverse más terrestres, incluso si los cambios en la estructura del bosque no los "obligan". Pero Coiba es un lugar único donde también descubrimos que estos monos están utilizando herramientas de piedra. ¿Es eso el resultado de la falta de depredadores, o la capacidad de los capuchinos de usar una nueva fuente de alimento podría ser la explicación en sí misma?