Health Spain , Valladolid, Tuesday, October 21 of 2008, 18:12

Expertos castellano leoneses aconsejan el uso generalizado de monitorización de profundidad anestésica

Entre 6.000 y 12.000 pacientes intervenidos quirúrgicamente sufren al año despertares intraoperatorios que, en la mitad de los casos, derivan en graves problemas psiquiátricos

YG/DICYT Se calcula que entre 6.000 y 12.000 pacientes al año sometidos a intervenciones quirúrgicas con anestesia general presentan episodios de despertar intraoperatorio con recuerdo que, en la mitad de los casos, desembocan en graves problemas psiquiátricos, como ansiedad, pánico a nuevas operaciones o terrores nocturnos. La Sociedad Castellano Leonesa de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor ha editado una guía, la primera que se realiza a nivel europeo, en la que, a través de evidencias científicas recogidas durante 10 años, recomienda el uso generalizado de aparatos de monitorización de la profundidad anestésica en los quirófanos de los centros hospitalarios.

 

La sociedad castellano leonesa presentará este documento científico en el transcurso de su tercera reunión anual, que celebrará el próximo sábado día 25 en Valladolid. A través de ella, según ha explicado su presidente y jefe de la unidad de Reanimación Postquirúrgica del hospital clínico universitario de Valladolid, Félix Buisán, se pretende indicar “dónde, cómo y cuándo” utilizar estos aparatos de monitorización que, mediante el análisis de la actividad eléctrica del cerebro gracias a un sensor, permiten medir la profundidad anestésica del paciente, es decir, si realmente está dormido o no.

 

Actualmente y desde hace unos “dos o tres años”, estos aparatos, desarrollados en Estados Unidos hace unos 10 años, ya se utilizan en la mayor parte de los centros hospitalarios españoles aunque, a través de esta guía, se pretende aconsejar que su uso debería ser “rutinario en todos los quirófanos” además de utilizarse con ciertos pacientes en Unidades de Cuidados Intensivos y de Reanimación Postequirúrgica “donde los enfermos permanecen sedados durante varios días y este monitor podría detectar, por ejemplo, casos de muerte cerebral”, ha explicado a DICYT el doctor Buisán.

 

El jeje de Reanimación Postquirúrgica afirma que “la anestesia se ha hecho una especialidad muy segura” hasta el punto de que ahora, la mayoría de los pacientes, que antes eran reacios a ser anestesiados totalmente, “tienen miedo a despertarse durante la operación”.

 

El hospital clínico universitario de Valladolid dispone actualmente de 10 de estos monitores de profundidad anestésica, una cifra que el doctor Buisán considera suficiente.