Environment Costa Rica , Costa Rica, Friday, November 27 of 2020, 07:51

Describen por primera vez el comportamiento sexual de una especie enigmática de murciélagos

Los machos seducen a las hembras con movimientos de sus alas, vocalizaciones y una mascarilla facial

UCR/DICYT Costa Rica es noticia internacional en el campo de las ciencias biológicas. Por primera vez, se logró registrar en audio y video el sistema de apareamiento en una especie de murciélagos poco conocida que habita en nuestro país: Centurio senex.

 

Este descubrimiento es sin duda de gran valor para la biología, ya que muy pocas veces se ha podido documentar en estos mamíferos el cortejo llamado lek en su medio natural, en el cual los machos se agrupan y compiten por el apareamiento con hembras.

 

“Nuestro estudio proporciona la primera información sobre la ecolocalización y el cortejo de un murciélago frugívoro raro y muy interesante”, afirman los autores del artículo científico, publicado el 11 de noviembre del 2020 en la revista especializada PLOS ONE.

 

La investigación fue liderada por biólogos de la Universidad de Costa Rica (UCR) y el trabajo de campo se llevó a cabo en el año 2018 en la reserva natural del hotel Villa Blanca, en San Ramón de Alajuela.

 

El estudio contó además con la participación de científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad de Ulm, Alemania, el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, con sede en Panamá, y de la Estación de Investigación José Miguel Alfaro, del Hotel Villa Blanca.

 

El análisis del comportamiento sexual y reproductivo de algunas especies no es fácil de alcanzar, según los especialistas, sobre todo en aquellas que son muy pequeñas, nocturnas y voladoras, como los murciélagos. Además, el desarrollo de tecnología para la observación nocturna de murciélagos, como cámaras de infrarrojos y grabadoras de ultrasonido, es reciente.

 

Hasta el momento, los sistemas de apareamiento solo se han estudiado en cerca del 7 % de todas las especies de murciélagos, a pesar de la existencia de gran variedad de modalidades en estos mamíferos.

 

El cortejo lek en murciélagos

 

El sistema de apareamiento lek fue descrito primero en aves, aunque también está presente en insectos y peces. En los murciélagos, se ha documentado en muy pocos casos. La literatura científica reporta que existe información parcial de apenas unas ochos especies, de las 1406 especies de murciélagos descritas a nivel mundial, según explicó Bernal Rodríguez Herrera, director del Centro de Investigación en Biodiversidad y Ecología Tropical (Cibet) y profesor de la Escuela de Biología de la UCR.

 

El término lek hace referencia a una arena, sitio común de combate o lugar específico, donde los machos territoriales se agrupan para realizar exhibiciones visuales y acústicas y conseguir pareja. Los que ofrecen una mejor visualización tienen una mayor probabilidad de ser elegidos por una hembra. En este sistema de apareamiento, los machos solo aportan el material genético y no se ocupan de la descendencia.

 

La mayor parte de la información disponible sobre reproducción de murciélagos se basa en capturas de individuos con redes de niebla. Por medio de un examen físico, se detectan signos de embarazo y lactancia de las hembras y el estado de los testículos en los machos. Estos diagnósticos pueden proporcionar datos sobre la proporción de sexos y los ciclos reproductivos, pero no sobre el cortejo y el apareamiento.


El seductor con máscara

 

Centurio senex es descrita por Rodríguez como una especie rara y enigmática. Su cara es muy arrugada, tienen alas reticuladas, ojos muy grandes verdosos y la nariz es distinta a la de otras especies.

 

Las hembras son diferentes a los machos, lo que se conoce como dimorfismo sexual. Esta característica es muy notoria principalmente porque los machos poseen unos pliegues en la barbilla con los que crean una especie de máscara facial, que suben y bajan cuando están posados realizando las exhibiciones sexuales.

 

El biólogo había publicado hace unos años, junto a dos de sus estudiantes, que esta especie come semillas. “Comer semillas es muy extraño en murciélagos”, aclaró. Luego se interesó en comprender para qué sirven unas estructuras que tienen en las alas, pero para esto necesitaba atrapar más animales, lo cual no es sencillo.

 

La noticia de que habían visto a varios individuos de Centurio senex colgados de las ramas le llegó por medio de una fotografía tomada por dos guías naturalistas del hotel Villa Blanca. “Daniel Zamora, investigador de la Sede de Occidente de la UCR, sabía que yo estaba buscando a esta especie y me avisó. Al día siguiente comenzamos a trabajar”, recordó.

 

Resultados

 

El estudio describe el apareamiento y el repertorio acústico básico de C. senex, proporcionando así información sobre una de las especies de murciélagos neotropicales más emblemáticas, afirman los investigadores.

 

Tal comportamiento de los mamíferos fue grabado en el bosque de altura de San Ramón durante 21 horas y ocho noches. En una misma noche, los científicos llegaron a observar hasta 56 machos perchados en las ramas de los árboles, a una altura promedio de 2,35 metros, durante muchas horas.

 

Basándose en el distintivo dimorfismo sexual, los científicos plantean la hipótesis de que la máscara facial única de los machos Centurio senex se emplea durante el comportamiento de cortejo.

 

Los machos mostraron patrones de comportamiento distintos, incluidas señales acústicas. “La exhibición general de los machos consistía en que se posaban con la máscara de piel puesta. Movieron las puntas de sus alas con regularidad y produjeron ultrasonidos. Grabamos ‘encuentros’ cuando otro murciélago se acercó al macho y este comenzó a mover sus alas rápidamente y varió la vocalización con un pitido audible al final. El visitante casi nunca se posó”, detallan en el artículo.

 

De 181 acercamientos entre machos y hembras, solo en una ocasión la hembra visitante se colgó junto al macho y copularon. Este momento es descrito así en el artículo científico: “El día 10 de octubre a las 19:40 hrs, observamos un acercamiento a un macho posado que finalizó con la secuencia habitual de pitos y la salida del visitante. Apenas cinco segundos después, el murciélago posado fue visitado nuevamente y esta vez el visitante aterrizó de inmediato, muy cerca y casi sobre la espalda del macho posado. La visitante era una hembra, claramente reconocible por la falta de máscara facial. El macho inmediatamente se bajó la máscara y rápidamente se colocó en una posición cara a cara con la hembra. Cinco segundos después, cambió de posición, se movió alrededor de la hembra y presionó su rostro en la mitad de su espalda, en una posición típica del apareamiento en murciélagos. El macho, que vibraba visiblemente, sostenía a la hembra, usando garras de pulgar y alas, y parecía también morder el pelaje de la parte inferior de la espalda de la hembra, presumiblemente mientras la penetraba”.

 

En cuanto a los tipos de sonidos, se reconocieron al menos ocho en los diferentes comportamientos mostrados. “Creemos que la vocalización es parte del ‘anuncio’ que hacen los machos para atraer a las hembras”, dijo Rodríguez.

 

Según los investigadores, “independientemente de los sistemas lek, esta comunicación social está documentada para muchas especies de murciélagos y puede incluir señales visuales, táctiles, olfativas y acústicas. En algunas especies, los machos muestran incluso canciones sofisticadas durante el cortejo”.

 

Los científicos involucrados en el estudio son además de Bernal Rodríguez Herrera y Daniel Zamora Mejías, Ricardo Sánchez Calderón, Víctor Madrigal Elizondo, Paulina Rodríguez, Jairo Villalobos, Esteban Hernández, Gloria Gessinger y Marco Tschapka.