Social Sciences Spain , Madrid, Friday, June 19 of 2020, 13:22

Una investigación aborda la imagen de Madrid como escenario cinematográfico

Desarrollada por el grupo Geocine de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M)

UC3M/DICYT Un proyecto de investigación de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) ha analizado algunos aspectos de la relación entre espacio geográfico y cinematográfico en las producciones audiovisuales rodadas en la Comunidad de Madrid, a fin de visibilizar cómo ha cambiado en el tiempo y poner de relieve la imagen de la capital como escenario de producciones fílmicas.

 

En el marco del proyecto se han elaborado tres rutas, con el apoyo de la City of Madrid Film Office y el Foro de Empresas de Madrid. Estas tres propuestas tienen objetivos diferenciados: “21 películas para 21 distritos” vincula cada distrito a un largometraje de ficción, “El Madrid de Edgar Neville” analiza la presencia de la ciudad en la obra de este cineasta, y “Un paseo de cine. De Atocha a Plaza de España” se centra en algunos de los ejes urbanos más reconocidos y emblemáticos de la capital, utilizados en numerosas ocasiones tanto en producciones nacionales como internacionales.

 

El proyecto, que además de localizar escenas las pondera en función de su duración, señala la Gran Vía como la calle con mayor presencia cinematográfica, seguida por Cibeles, la Plaza Mayor o la Puerta de Alcalá. Sin embargo, perciben ciertos cambios a lo largo del tiempo: conforme se han ido creando nuevos espacios urbanos, las localizaciones cinematográficas se han ido diseminando. “Conforme ha ido creciendo la ciudad se ha prestado atención a otras zonas, también por la vocación del cine de narrar distintas historias. Con el ‘cine quinqui’ de los años setenta, y posteriormente a partir de los dos mil, se empieza a representar más la periferia desde una perspectiva más social y así surgen otros pequeños iconos, como puede ser la zona denominada ‘Las Colmenas’ de Ciudad Lineal, que conforman un símbolo de la ciudad periférica”, apunta Paula Bordonada, estudiante de doctorado del Departamento de Comunicación de la UC3M.

 

“El cine condiciona los imaginarios asociados al espacio geográfico, pero además
puede contribuir a visibilizar áreas urbanas o naturales poco conocidas o desconocidas que, de este modo, se dan a conocer a la población. Esto genera un vínculo diferente entre la ciudadanía y el entorno, impulsa el turismo en enclaves específicos y, en cierto modo, puede constituir un aliciente para su mantenimiento o mejora”, explica el investigador principal de Geocine, Carlos Manuel Valdés, profesor del Departamento de Humanidades: Historia, Geografía y Arte de la UC3M.

 

El equipo investigador ha trabajado con más de 300 películas e identificado y georeferenciado más de 2.000 escenas con las que han nutrido el visor cartográfico que incluye la página web del proyecto. Para localizar los rodajes que tienen lugar en la Comunidad de Madrid hacen uso de la información que publica IMDB, oficinas de rodaje y bibliografía especializada y el visionado completo de las películas. “El inventario depende mucho de la repercusión que haya tenido el filme, la información que hayan aportado los equipos de producción o la fecha de filmación, por lo que, con cierta frecuencia, se van sumando nuevos títulos”, finaliza Valdés.

 

Actualmente, el grupo de investigación está abordando la presencia de otras ciudades españolas en la ficción audiovisual y realiza estudios específicos, como el análisis de las películas españolas rodadas en el barrio de Lavapiés a lo largo de la historia o cómo localizaciones concretas, como la Plaza de Cascorro o la calle Ribera de Curtidores, se erigen como símbolos, tanto del barrio como del Madrid popular y castizo.