Environment Colombia , Antioquia, Monday, May 17 of 2021, 15:53

Un asombroso reducto en la alta montaña

"El último páramo por descubrir", así nombró el biólogo Fernando Alzate Guarín al compendio de microambientes que encontró en el Nudo de Paramillo, una fabulosa fábrica de agua que alberga particulares individuos de fauna y flora

UDEA/DICYT En medio del Nudo de Paramillo, en el centro de con fluencia de cinco municipios: Ituango y Peque, en Antioquia, y Montelíbano, Puerto Libertador y Tierralta, en Córdoba, hay un rincón inexplorado en el que convergen los contrastes de fauna y flora propios de este ecosistema: ranas, lagartos, venados, cucarrones, cucarachas, flores, arbustos y frailejones majestuosos.

 

El sorprendente paisaje que observó el equipo de biólogos de la Universidad de Antioquia que llegó a este páramo, uno de los seis de Antioquia, casi desconocido para la ciencia: con excepción de dos visitas rápidas que habían hecho comunidades rurales y un par de estudiantes, este refugio silvestre permanece casi inmaculado.

 

Desde diversas disciplinas de ciencias exactas se han venido inventariando las comunidades de fauna y flora de estos colosos hábitats de la biodiversidad. De hecho, los investigadores insisten en que el Paramillo es una novedad desde cualquier perspectiva.

 

No fue fácil esta primera inmersión. Después de casi diez años de intentos y conversaciones entre los investigadores, la Alcaldía de Peque y el equipo de Parque Nacionales Naturales, se logró entrar: "Es un lugar muy empinado—está ubicado entre 3.700 y 4.000 metros y allí confluyen las cordilleras de los Andes— y en su cima la temperatura es cercana a los dos grados centígrados, por lo que es muy complicado llegar a él. Además, ha sido una zona de confrontaciones y paso de grupos armados al margen de la ley. Nos demoramos dos días completos subiendo", relató Fernando Alzate Guarín, líder de esta cruzada investigativa, que comenzó el 1 de febrero y duró cuatro días.

 

Las condiciones climáticas de Paramillo propician que allí se den microambientes con contrastes propios de los páramos, que son islas de alta montaña, como lo explicó Daza Rojas: "Su fauna y flora está separada de otros contextos, lo que hace que sus habitantes evolucionen de forma independiente y que se puedan encontrar especies".

 

"Nuestro interés es llenar un vacío de in formación en una zona que es parque nacional natural —observó Alzate Guarín—, queremos inventariar sus especies, determinar las rarezas biológicas que observamos en esta visita". Uno de los hallazgos relevantes dado que, por ejemplo, en Paramillo reside una gran área de frailejones.

 

Nuevos hallazgos

 

"Por lo general, cada páramo en Antioquia tiene su propia especie de rana", aseguró el herpetólogo Juan Manuel Daza Rojas, que inició su recorrido con la idea de observar otros ejemplares de anfibios de la alta montaña.

 

Después de estudiar varios ejemplares de ranas en expediciones anteriores, al norte del departamento y en Urrao, hizo un hallazgo en el páramo, donde existen individuos únicos: "En la primera noche escuchamos una Pristimantis —rana de lluvia—, cantaba mu cho, pero no la vimos porque estaba escondida en unos pajonales. Luego, buscando agua para nuestro consumo, vimos dos ranas más, una de ellas es una probable nueva especie", narró Daza Rojas. También observó insectos como gorgojos, cucarrones y cucarachas. El investigador espera realizar más estudios detallados en el área para presentar resultados concluyentes.

 

La cantidad de especímenes recolectados tendrán análisis botánicos y herpetológicos. La Alcaldía de Peque manifestó interés en trabajar de la mano de la Universidad de Antioquia en la investigación de la diversidad de su municipio.

 

Los investigadores advirtieron que continuar la exploración allí es de importancia capital para determinar registros para el departamento que, a su vez, propicien estrategias de conservación de estos individuos. La programación de una nueva expedición está sujeta a conversaciones con el equipo de Parque Nacionales Naturales.

 

 

Recorrido por el Paramillo
Cuatro expedicionarios ascendieron la montaña el 1 de febrero de 2021 y permanecieron allí durante tres días. De las muestras registradas se destaca una gran riqueza de la familia asteraceae —frailejones, dientes de león y plantas minúsculas de gran diversidad, muchas de estas utilizadas con fines medicinales—. También se tienen diferentes géneros y especies de las familias melastomataceae y ericaceae, en la que se encuentran los mortiños y helechos.