Health Spain , Salamanca, Thursday, May 30 of 2013, 14:34

Nuevos avances sobre el papel de la endoglina en tumores y síndromes mielodisplásicos

La Universidad de Salamanca estudia una proteína clave para la formación de nuevos vasos sanguíneos, proceso relacionado con el crecimiento tumoral

AGG/DICYT El laboratorio de Fisiología Celular de la Unidad de Fisiopatología Renal y Cardiovascular de la Universidad de Salamanca trabaja en dos líneas de investigación centradas en la angiogénesis, proceso fisiológico por el cual se forman nuevos vasos sanguíneos a partir de los ya existentes. Aun siendo un proceso biológico normal que permite, entre otros aspectos, curar las heridas, tiene también un papel fundamental en patologías como el síndrome mielodisplásico, que afecta a la formación de glóbulos rojos, y el desarrollo de tumores.

 

En los últimos años, ha cambiado el paradigma de estos estudios y los investigadores han pasado de entender el sistema vascular como un todo a verlo desde una perspectiva menos lineal. Es decir, que el sistema vascular se modifica en función del contexto, por ejemplo, el sistema vascular del pulmón no es el mismo que el sistema vascular del riñón o el de la médula.

 

Alicia Rodríguez Barbero, directora del laboratorio, explica a DiCYT que su equipo tiene varios frentes de investigación abiertos en el estudio de la angiogénesis y algunos de los avances que han logrado se han publicado recientemetne en dos artículos de la prestigiosa revista científica PLOS ONE.

 

Una de estas líneas de investigación trata de averiguar cuál es la relación que tienen los síndromes mielodisplásicos, llamados también preleucemias, con una proteína denominada endoglina. El objetivo es comparar dos tipos diferentes de esta patología.

 

En esta enfermedad la médula ósea no produce suficientes glóbulos rojos y se ha conseguido demostrar que en cada una de sus variantes las características de la angiogénesis son diferentes, determinadas por la diferente expresión de la proteína endoglina. En este sentido, "estamos trabajando en averiguar de qué forma las células de la médula tienen problemas al pasar desde los vasos sanguíneos a la circulación sistémica en función de la expresión de la molécula de la endoglina", añade.

 

Otra parte de las investigaciones que se está llevando a cabo en el laboratorio de Fisiología Celular tiene que ver con el uso de fibroblastos de la piel, células implicadas en la reparación de heridas o la reducción de la inflamación. Estas células, en función de una mayor expresión de la endoglina, realizan mejor sus funciones.

 

El estudio del aporte sanguíneo a los tumores

 

Asimismo, a partir de estos trabajos se puede analizar también el aporte sanguíneo a un tumor, imprescindible para que crezca. La formación de nuevos vasos sanguíneos o angiogénesis hace posible el crecimiento de la masa tumoral. En este sentido las líneas de investigación se centran en la endoglina puesto que esta proteína juega un papel fundamental en esa creación de los nuevos vasos.

 

¿Cómo se forman los vasos sanguíneos de los tumores?, ¿cómo son irrigados? "Estas son preguntas que pueden generar cierta confusión", comenta Alicia Rodríguez, que también es directora de la Plataforma de Apoyo a la Investigación NUCLEUS de la Universidad de Salamanca. "Una cosa es el tumor y la otra la regeneración de vasos. Ahora bien, para que haya un tumor tiene que darse la formación de vasos sanguíneos cerca de éste. La formación de los mismos responde a un proceso fisiológico del mismo organismo. Los tejidos tumorales se encuentran faltos de oxígeno, en hipoxia. Esta señal es entendida por las células de los vasos sanguíneos como la necesidad de acudir para la reparación del tejido, posibilitando así la creación de una red de vasos en los tumores. Así, estas células pueden ser alimentadas y cumplen sus funciones", explica.

 

El interés se centra en determinar cuáles son las razones y condiciones por las cuales tiene lugar la angiogénesis en estas situaciones no deseadas en las que los tumores pueden progresar, aunque no es fácil trasladar este conocimiento a una aplicación práctica. "El problema es que si no se forman vasos, una herida no se puede curar nunca. Es problemático determinar la frontera entre una angiogénesis positiva y una negativa. Sabemos que los vasos que se encuentran en los tumores son de mala calidad y su porosidad posibilita el paso de células tumorales a la circulación sistémica. Determinar cómo la endoglina afecta y determina en la angiogénsis ofrece muchas perspectivas para tratar este tipo de patologías", recalca la investigadora.

 

 

Referencias bilbiográficas

 

"Alteration in Endoglin-Related Angiogenesis in Refractory Cytopenia with Multilineage Dysplasia", del Rey M, Pericacho M, Velasco S, Lumbreras E, López-Novoa JM, Rodríguez-Barbero A, et al. (2013) Alteration in Endoglin-Related Angiogenesis in Refractory Cytopenia with Multilineage Dysplasia. PLoS ONE 8(1): e53624. doi:10.1371/journal.pone.0053624. January 16, 2013.

 

"Endoglin Haploinsufficiency Promotes Fibroblast Accumulation during Wound Healing through Akt Activation", Pericacho M, Velasco S, Prieto M, Llano E, López-Novoa JM, Rodríguez-Barbero A, et al. (2013) Endoglin Haploinsufficiency Promotes Fibroblast Accumulation during Wound Healing through Akt Activation. PLoS ONE 8(1): e54687. doi:10.1371/journal.pone.0054687. January 17, 2013.