Environment Mexico , Baja California, Tuesday, September 20 of 2022, 08:51
COLUMNA | SOMOS MAMÍFEROS

Nos desintoxicamos por filtración

Los mamíferos poseen una alta cantidad de nefronas en sus riñones, lo que les ayuda a filtrar, resorber y eliminar sustancias para el buen funcionamiento de sus cuerpos

Alina Gabriela Monroy-Gamboa y Sergio Ticul Álvarez-Castañeda/CIBNOR/DICYT El sistema urinario de los mamíferos se compone en general de dos riñones, dos uréteres, una vejiga urinaria y una uretra, Estas estructuras sirven para eliminar sustancias de desecho que son tóxicas lo que permite mantener el equilibrio y buen funcionamiento al organismo.


Las estructuras más importantes del sistema urinario son los riñones. Sus principales funciones son excreción de sustancias de desecho a través de la orina, pero además tienen otras muy importantes y poco valoradas y todas ellas se relacionan con la capacidad y cantidad de filtración que se realiza en las nefronas. Esto permite tener una regulación del equilibrio de líquidos del organismo, a lo que se le denomina homeostasis; por lo que se controla el volumen de los líquidos extracelulares. El control de los líquidos se relaciona directamente con la osmolaridad (concentración de sustancias en un medio líquido) del plasma sanguíneo, el balance de electrolitos y el pH del medio interno. Adicionalmente, en el riñón se sintetizan hormonas, siendo las más destacadas la eritropoyetina, reguladora de la producción de glóbulos rojos de la sangre y la renina que regula la presión arterial. De amanera que en realidad la regulación de la presión arterial sucede en el riñón y no en el corazón, como muchos lo piensan.


Los riñones se encuentran ubicados a los costados de la columna vertebral a la altura de las últimas costillas. Su forma es característica, semejante a la de un frijol, de color pardo-rojizo, en los humanos miden en promedio 11.5 cm de alto, 6 cm de ancho; aunque como en todas las especies su tamaño es alométrico, es decir, dependen proporcionalmente del tamaño del organismo. Su borde tiene una superficie cóncava por su posición con la columna vertebral y pareciera que le hubieran quitado un trozo, esta hendidura se denomina hilio. A través del hilio pasan el uréter, vasos sanguíneos linfáticos y nervios.


Los riñones poseen dos capas principales, una exterior denominada corteza y una interior llamada médula. La médula a su vez está conformada por ocho a diez estructuras con forma piramidal que conducen a la pelvis renal. La estructura más importante a nivel funcional en lo riñones, es la nefrona.


Las nefronas, es donde se realiza la filtración de la sangre para extraer los desechos. Las nefronas no son estructuras características de los mamíferos, también se encuentran en reptiles y aves. Los mamíferos poseen las nefronas en mayor cantidad que cualquier otro vertebrado, por ejemplo, en el caso del riñón del humano se tiene cerca de un millón. Otra diferencia en las nefronas de los mamíferos en comparación con los anfibios, reptiles y peces de agua dulce, poseen una estructura llamada asa de Henle, y su principal función es concentrar la orina para que no se deshidraten por exceso de pérdida de líquidos en forma de orina. Esta característica, junto con el grosor de la médula le ha ayudado al grupo a habitar en variados ecosistemas, aunque sean de climas extremos como los desiertos.


La principal función de las nefronas es regular concentración, volumen y pH de la sangre; pero también ayudan a eliminar sustancias de desecho a través de la orina. En pocas palabras, se ocupan de filtrar, resorber y excretar. El proceso inicia en el glomérulo de Malpigio cuando entra la sangre y allí se filtra, algunas moléculas como las proteínas no pueden atravesar este filtro debido a su gran tamaño. Después, el tubo renal reabsorbe de modo selectivo agua, glucosa, aminoácidos y algunos elementos esenciales para el buen funcionamiento del organismo como el sodio, potasio, calcio, cloro y carbohidratos y los regresa al torrente sanguíneo. Si se detecta que el torrente sanguíneo tiene las cantidades precisas para el buen funcionamiento, los excedentes se eliminan a través de las nefronas. No toda la excreción de sustancias de desecho sucede por este medio, también pueden realizarse a través de los pulmones (respiración), piel (sudoración), y sistema digestivo (evacuación).


Los mamíferos dependen del equilibrio hídrico en sus cuerpos para poder sobrevivir, y gracias a los riñones y sus nefronas pueden realizar esta función.

 

Autores

 

Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S. C. Instituto Politécnico Nacional 195, CP. 23205, La Paz, Baja California Sur, México. Email beu_ribetzin@hotmail.com (AGM-G), sticul@cibnor.mx (STA-C).