Environment Mexico , Baja California Sur, Wednesday, June 15 of 2022, 19:21
COLUMNA | SOMOS MAMÍFEROS

La sección más larga y sinuosa del camino de los alimentos

Los intestinos no son solo una sección del camino de los alimentos, aquí se lleva a cabo la absorción de los nutrientes que nos mantienen vivos

Alina Gabriela Monroy-Gamboa y Sergio Ticul Álvarez-Castañeda/CIBNOR/DICYT El tracto digestivo es un túnel que recibe varios nombres de acuerdo a su ubicación y función. Entre el estómago y el ano, las secciones en las que se divide el túnel, ya no son tan pequeñas ni tan rectas. Frecuentemente aquí el túnel es más bien enrollado, estas secciones se denominan intestinos. La longitud de los intestinos depende del tipo de alimento que el organismo consuma, si el alimento es muy nutritivo y de fácil digestión entonces es corto, de lo contrario es largo.


El intestino delgado se ubica en la región abdominal, comunica al estómago con el intestino grueso. Comienza en un anillo denominado píloro y termina en otro llamado válvula ileocecal. El intestino delgado se divide en dos secciones. Una de las secciones permanece fija que se llama duodeno (en el humano mide aproximadamente 25 cm de largo y de 3 a 4 cm de diámetro). El duodeno es el último tramo del sistema digestivo donde el organismo vierte productos para facilitar la digestión y tiene un repliegue llamado ámpula de Vater donde desemboca el conducto de Wirsung (que proviene del páncreas) y el conducto colédoco o biliar (que proviene de la vesícula biliar en el hígado), que transporta la bilis.


La segunda sección del intestino delgado es donde se absorben los nutrientes que el organismo requiere, para lo cual cuenta con un epitelio de la mucosa cilíndrico que posee microvellosidades y glándulas llamadas criptas que secretan enzimas. La segunda sección es mucho más larga (en el humano hasta siete metros) y se llama yeyuno-íleon. En varios puntos presenta flexiones llamadas asas intestinales. Para tener más superficie de absorción, la submucosa presenta pliegues en forma de semiluna a los cuales se les denomina plicas circulares o de Kerkring. Esta sección del intestino tiene movimientos peristálticos, que son los que permiten el desplazamiento del alimento.


En esta parte el alimento se encuentra formando una pasta bastante aguada que se le denomina quimo. La incorporación de la bilis en el duodeno ayuda a fraccionar y solubilizar las grasas. La bilis tiene una actividad detergente que permite su solubilidad en el medio acuoso para que puedan ser trasportadas por los fluidos del organismo. El jugo pancreático contiene muchas enzimas, como son la tripsina, que contribuye la fragmentación de las proteínas hasta que son aminoácidos simples; la lipasa, que transforma las grasas en glicerol y ácidos grasos; la amilasa que convierte la dextrina en maltosa, sacarosa y lactosa para finalmente obtener glucosa.


El intestino también le añade jugo intestinal que pueda tener un mejor desplazamiento. Esta mezcla más líquida se llama quilo. En esta solución más líquida, las microvellosidades presentes en las paredes del intestino pueden absorber del quilo los monosacáridos y aminoácidos, que adsorbidos a la sangre para ser transportados al hígado. El glicerol y ácidos grasos se absorben hacia la linfa para que se mezclen con la sangre antes de que ésta llegue al corazón.


Entre el intestino delgado y el intestino grueso existe una válvula ileocecal la cual impide que el contenido del intestino grueso regrese al intestino delgado. El intestino grueso también se encuentra en la cavidad abdominal, comenzando en el íleon y terminando en el ano. Su longitud es variable, en el humano promedia 1'5 metros. El intestino grueso tiene como principal función reabsorber toda el agua utilizada en el proceso de digestión y expulsar la materia fecal con la menor cantidad de agua posible. Se subdivide en ciego y apéndice ileocecal, colon, recto y canal anal. El ciego es como una bolsa, y a la fecha no se tiene muy bien definida su función. Continua con el colon ascendente, por el lado derecho del hígado y luego hacia el bazo y forma el colon transverso, baja y se forma el colon descendiente, se curvea y se denomina colon sigmoideo, baja más formando el recto, el canal anal y finaliza en el ano.


En comparación con el intestino delgado, el intestino grueso, tiene abundantes células productoras de moco, carece de vellosidades y tiene criptas escasas. En esta sección de tracto digestivo se forma el denominado bolo fecal o heces y que una vez que el agua ha sido extraída al máximo se vacía con la defecación.
Los intestinos son la parte del camino de los alimentos más largo y sinuoso, donde se transforma de quimo a quilo y se absorben los nutrientes y finalmente de quilo a heces para ser expulsados del organismo.

 

 

Autores
Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S. C. Instituto Politécnico Nacional 195, CP. 23205, La Paz, Baja California Sur, México. Email beu_ribetzin@hotmail.com (AGM-G), sticul@cibnor.mx (STA-C).