Social Sciences Spain , Burgos, Tuesday, June 14 of 2022, 17:45

Estudian el sistema vascular interno del cráneo en poblaciones americanas del Holoceno superior

Se trata de un estudio coordinado por el paleoneurólogo del CENIEH Emiliano Bruner, que analiza las diferencias vasculares en los cráneos de poblaciones nativas de las regiones meridionales de América del Sur

CENIEH/DICYT Esta semana se ha publicado en la revista The Anatomical Record un estudio coordinado por Emiliano Bruner, responsable del grupo de Paleoneurología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), en el que se analiza la distribución de los rasgos craneovasculares de cuatro poblaciones nativas del Holoceno superior en las regiones meridionales de Sudamérica.

 

La muestra incluye 70 cráneos, datados entre 200 años y 3.000 años, de poblaciones procedentes de cuatro regiones: Llanura pampeana (Buenos Aires), Andes meridionales (Salta), Patagonia central (Chubut) y Patagonia meridional (Tierra del Fuego). Los cuatro grupos no presentan diferencias sustanciales entre sí aunque, como se ha observado en otros estudios de craneología, los habitantes de Tierra de Fuego cuentan con una anatomía más distintiva.

 

Los resultados de este análisis indican que el tamaño o la deformación artificial del cráneo tienen efectos escasos o nulos en estos rasgos vasculares. Sin embargo, los cráneos americanos presentan diferencias con los cráneos europeos, mostrando redes vasculares posteriores más desarrolladas.

 

Estos vasos sanguíneos se ocupan de gestionar el flujo de sangre dentro de la cavidad craneal, regulando parte de la entrada y de la salida de la sangre. “Queda por determinar si las diferencias descritas se deben a factores casuales asociados al poblamiento americano o a influencias especificas del ambiente”, señala Emiliano Bruner.

 

En este segundo caso, podría tratarse de influencias fisiológicas, debidas a respuestas metabólicas individuales, o genéticas, asociada a adaptaciones ambientales. La altitud o el clima pueden ser factores importantes en este caso, si consideramos que se piensa que estas arterías y venas podrían estar implicadas en la regulación térmica de la cavidad craneal y del cerebro.

 

El trabajo, liderado por Stanislava Eisová del Museo Nacional de Praga (República Checa), ha contado también con la colaboración el Konrad Lorenz Institute for Evolution and Cognition Research (Austria).