Health Mexico , México, Friday, February 18 of 2011, 16:03

Desnutrición en México: tema central en el Congreso de Investigación en Salud Pública 2011

La desnutrición disminuye el desempeño intelectual y aumenta el riesgo de enfermedades agudas en el corto plazo, y crónicas en el largo plazo.

AC/INSP/DICYT Del 1 al 4 de marzo del presente año, se llevará a cabo en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, el 14 Congreso de Investigación en Salud Pública (CONGISP 2011), evento que reunirá a prestigiados especialistas en la materia de México y el mundo. En este relevante evento que tendrá lugar en la sede morelense del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), se abordarán distintos temas de gran importancia para la salud pública nacional y mundial, entre ellos el de la desnutrición.


La desnutrición durante la gestación y los primeros dos años de vida tiene efectos adversos en el crecimiento, la salud, el desarrollo mental, el desempeño intelectual y el desarrollo de capacidades, todo lo cual contribuye a la perpetuación de la pobreza. Además aumenta el riesgo de enfermedades crónicas en el largo plazo, particularmente en poblaciones que experimentan transición nutricional.


Por otro lado, la mala nutrición por exceso conduce al sobrepeso y la obesidad, condiciones que a su vez son causa de varias enfermedades crónicas no transmisibles, entre las que se incluyen la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y varios tipos de cáncer. Estas enfermedades explican una gran parte de muertes prematuras en México y de pérdida de años de vida saludables, e imponen una pesada carga económica a los servicios de salud.


De acuerdo con los doctores Teresita González de Cossío y Juan Rivera Dommarco, investigadora y director adjunto, respectivamente, del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (CINyS) del propio INSP, la desnutrición crónica en preescolares mexicanos ha tenido importantes descensos (ha disminuido desde 26.9% en 1988 a 21.5% en 1999, hasta llegar a 15.5% en el 2006), lo mismo que la desnutrición aguda o emaciación (peso inferior al que corresponde a la estatura), la cual se redujo a prevalencias compatibles con las observadas en una población normal sana (2.1 % y 2.0%, respectivamente, en 1999 y en 2006). No obstante, aún hay sitios en el país (en especial en poblaciones más aisladas, de menores recursos y con escasa cobertura de programas) en donde la desnutrición tanto crónica como aguda sigue siendo un importante problema de salud.


Con base en evidencia científica proveniente de la Encuesta Nacional de Nutrición de 1988, a mediados de la década de los noventa se analizó y se modificó en México la política pública en nutrición. El grupo de investigadores del CINyS identificó las posibles razones de la falta de efectividad de los programas nacionales, revisando las herramientas efectivas para prevenir y resolver el problema de la desnutrición.
Aunado a la revisión de las políticas públicas vigentes y los hallazgos de estrategias de probada eficacia —conocimientos basados en evidencia científica—, los investigadores del CINyS publicaron y promovieron el uso de estos conocimientos para la consideración de tomadores de decisiones.


La experiencia del CINyS indicaba que la alimentación del niño pequeño está fuertemente influenciada por la cultura, y que no basta con que en el hogar existan alimentos en cantidad suficiente: además, estos deben ser apropiados para los niños durante la etapa crítica del crecimiento y desarrollo (0-24 meses), y complementar la leche materna a partir de los 6 meses. Idealmente, la lactancia materna debe continuar hasta los dos años —o más, si la madre y su hijo amamantado así lo desearan—. Asimismo, la experiencia y la evidencia científica indicaban que se requiere modificar algunos patrones de alimentación del niño pequeño mediante la promoción del cambio de comportamiento de la madre o cuidadora. Fue así que se incluyó la papilla Nutrisano, cuyo diseño fue propuesto y evaluado por un grupo de investigadores del CINyS y de los INSALUD.


Asimismo, existe evidencia de que el programa OPORTUNIDADES tiene un efecto directo en el mejoramiento de la talla del niño pequeño gracias al consumo de la papilla y, en menor medida, a otros componentes del programa. Igualmente, el programa de distribución de leche LICONSA fue una estrategia utilizada por investigadores del CINyS para atender el grave problema de anemia, uno de los problemas de desnutrición de mayor prevalencia en México. En este caso de LICONSA, uno de los programas más antiguos del país fue tomado como instrumento para atender el problema de deficiencia de micronutrimentos. Es a través del enriquecimiento de la leche LICONSA con una fórmula de hierro de probada eficacia y con varios otros micronutrimentos como se ha logrado aliviar y prevenir la anemia de cientos de miles de niños mexicanos a edades tempranas, e influir en su desarrollo psicomotor.


Igualmente, investigadores del CINyS apoyaron en el diseño y evaluación a corto y mediano plazo del Programa de Apoyo Alimentario, único programa de ayuda alimentaria en México cuyo objetivo original fue abatir la desnutrición. Los hallazgos del efecto de este programa en el crecimiento y dieta del niño y su familia orientaron el rediseño del programa para modificar sus estrategias de entrega de beneficios.
La colaboración estrecha entre el CINyS y los responsables del diseño y manejo de los programas y políticas de nutrición tanto de la Secretaría de Desarrollo Social como de la Secretaría de Salud ha desempeñado un papel fundamental para lograr el cambio que se ha observado. Esta labor de generar evidencia científica que permita mejorar la efectividad de las políticas públicas y acciones aplicadas en salud y nutrición, y llevarlas a gran escala, manteniendo su alta calidad, es un sello característico de los investigadores del CINyS, quienes desarrollan investigación con misión.


El CONGISP 2011, por tanto, permitirá no solo estrechar y fortalecer tales lazos imprescindibles de cooperación entre Gobierno y Academia, sino, sobre todo, con base en el intercambio de conocimiento y experiencias, hallar nuevas y mejores formas de hacer frente a la desnutrición y al conjunto de problemas y enfermedades que aquejan a la salud pública de México y el mundo.