Nutrition Costa Rica , Costa Rica, Friday, January 20 of 2012, 10:05

Científicos descubren nuevas especies de organismos marinos y terrestres

La Universidad de Costa Rica colabora en el hallazgo de seris nuevas especies para la Ciencia

UCR/DICYT En años recientes investigadores de la Universidad de Costa Rica (UCR) y del país han colaborado en investigaciones que han descubierto seis nuevas especies animales y organismos que antes se desconocían en Costa Rica y la región centroamericana El último de esos descubrimientos es el de un gusano de terciopelo clasificado como onicóforo de la especie Peripatus solorzanoi. Dentro de su especie, el gusano tico es el más grande del mundo, con 22 centímetros de longitud.

 

Por esa razón atrajo la atención de la comunidad científica mundial y fue incluido entre las la diez nuevas especies más importantes del mundo descubiertas el año pasado. El hallazgo lo hizo el investigador de la Universidad de Costa Rica (UCR) y de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), Julián Monge Nájera, el taxónomo Bernal Morera Brenes del Museo de Zoología de la UCR y el biólogo Alejandro Solórzano López, del Instituto de Biodiversidad (INBio).

 

Estos investigadores dieron a conocer su importante descubrimiento en el 2010 mediante un artículo científico publicado en la Revista de Biología Tropical de la UCR, así como en un artículo en inglés.


En mares y ríos

 

En el 2009 investigadores de la UCR, los herpetólogos Gerardo Chaves y Adrián García y los expertos en genética Alejandro Leal y Alejandra Mora, dieron a conocer el descubrimiento de una nueva especie de rana en la revista Zootaxa.

 

La rana fue localizada en julio del 2008 en el Valle del Silencio en la zona alta de la Cordillera de Talamanca y pertenece al género Diasporus, perteneciente a la familia de ranas campana.

 

También en el 2009 Luis Rólier y Lara Hernández especialistas en caracterización biológica que trabajaban en el proyecto hidroeléctrico El Diquís, encontraron un cangrejo de río que resultó ser una especie completamente nueva que se desconocía en el país y que denominaron Allacanthos yawi.

 

En el 2010 el Dr Ingo Wehrtmann del Museo de Zoología de la Escuela de Biología de la UCR y otros investigadores lograron identificar y describir esa nueva especie de cangrejo de río.

 

La descripción del cangrejo fue corroborada por el reconocido experto internacional en cangrejos de río del continente Americano, Dr. Célio Magalhaes, investigador del Instituto Nacional de Pesquerías de la Amazonía (INPA), Brasil. Esto en el marco de un proyecto de investigación que coordina el Dr. Wehrtmann. El hallazgo se dio a conocer en setiembre de 2010, en una publicación en la revista científica internacional Zootaxa.

 

También en el 2010 se logró identificar una nueva especie de cangrejo endémico de la Isla del Coco, el cual ya fue visto anteriormente, pero había sido confundido con otra especie conocida como J. planatus existente en el lugar.

 

Fue hasta el 2010 que un biólogo alemán examinó los ejemplares de cangrejos exhibidos en el Museo de Zoología de la Escuela de Biología de la UCR y descubrió que se trataba de una especie diferente a la que se denominó Johngarthia Cocoensis.

 

El descubrimiento lo hizo Robert Perger del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar) de la UCR, en colaboración Rita Vargas, del Museo de Zoología de la UCR, y Adam Wall, del Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles. Su importante hallazgo también fue publicado en la revista Zootaxa.

 

Para identificarlo los investigadores estudiaron especímenes que fueron recolectados en distintos viajes a la Isla del Coco realizados entre 1973 y 2001. En esos años los científicos confundieron el J. cocoensis con otra especie conocida como J. planatus. Fue hasta el 2010 cuando los investigadores se percataron de que era un cangrejo totalmente diferente.

 

Tanto el Johngarthia cocoensis como el Allacanthos yawi, son los únicos tipos de cangrejos terrestres endémicos de nuestro país, o sea que en el mundo solo se encuentran en el territorio costarricense.

Por otra parte, pero siempre en el mar, el año pasado se dio a conocer el hallazgo de un nuevo tipo de abanico de mar en un artículo científico publicado en el Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom.

 

El descubrimiento fue realizado por Odalisca Breedy, del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) de la UCR y Héctor Guzmán, del Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian (STRI) de Panamá en la costa pacífica de ese país, en el en archipiélago de Coiba.

 

Este nuevo tipo de abanico de mar fue descubierto en la costa del Pacífico de Panamá. Hasta el momento solo se ha encontrado aquí, por lo que podría ser endémica. Se trata de un octocoral de la especie Pacifigorgia marviva, que es blanco a diferencia de la mayoría que son de colores. Aparte de estas especies descubiertas recientemente, la cantidad de nuevas especies marinas registradas en el país, podría aumentar sustancialmente en unas 450.

 

En este caso se trataría de especies de de parásitos hasta ahora no registrados, que viven en el sistema digestivo de los tiburones y las mantarrayas. Según un estudio publicado por este investigador y el Dr. Jorge Cortés Núñez, en nuestros mares se han contabilizado un total de 7000 especies de organismos marinos, de las cuales 66 son tiburones y rayas.

 

Para determinar estas nuevas especies de parásitos, la UCR inició un proyecto de investigación conjuntamente con la experta de la Universidad de Kansas en Estados Unidos, Kristen Jensen, quien ha investigado los tiburones y rayas de los golfos de México y California. Estos estudios podrían generar aplicaciones prácticas biomedicina y biotecnología.


Murciélago bicolor

 

También el año pasado se reveló a la comunidad científica mundial la existencia de un nuevo tipo de murciélago existente en Costa Rica. El hallazgo fue publicado en la revista Ecotrópica de la Sociedad de Ecología Tropical.

 

Fue capturado en las cercanías del río Savegre, en San Gerardo de Dota, pero se encontraron otros en Monteverde y en Orosi de Cartago. Con este se elava a 111 el número de especies de murciélagos en nuestro país.

 

Este murciélago se caracteriza por su pelaje bicolor en el vientre y por habitar tierras altas montañosas entre los 1.000 y 1.600 metros. Por eso se diferencia del Natalus que habita tierras bajas como el bosque seco de Guanacaste. A la nueva especie se le denominó Natalus lanatus.

 

Fueron los investigadores de la UCR por Bernal Rodríguez, Ragde Sánchez y Willy Pineda, quienes descubrieron este murciélago mientras realizaban un estudio de fauna en la cuenca del río Savegre.

Además de nuestro país, este mamífero volador se ha localizado en México y no se descarta que exista en otros países de Centroamérica.

 

El descubrimiento y descripción de nuevas especies en muy importante, pues en nuestro país hay zonas de difícil acceso, cuya fauna no ha sido investigada a fondo. Podrían desaparecer especies que no han sido descritas y nunca nos enteraríamos de que existieron alguna vez.