Nutrition Colombia Palmira, Valle del Cauca, Wednesday, March 04 of 2009, 19:52

Biodiésel de aceite usado, alternativa para el fluido eléctrico en comunidades aisladas

Una investigación de la Universidad Nacional define los materiales y métodos más óptimos

UN/DICYT El biodiésel obtenido de aceite usado de cocina mediante procesos agroindustriales, se convierte en una fuente alternativa para brindar a las comunidades aisladas la oportunidad de producir su propia energía eléctrica. Los resultados hacen parte de un proyecto adelantado por profesores y estudiantes de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira. 
 

La investigación, que se divide en dos proyectos, definió materiales y métodos más óptimos para obtener biodiésel del aceite usado. Además de determinar que la mezcla biodiésel de aceite usado más aceite usado es una buena alternativa para generar energía a muy bajos costos.

 

¿Cómo obtener biodiésel de aceite usado?

 

El proceso agroindustrial que nos permite obtener biodiesel de aceite usado y glicerina es conocido como transesterificación. En él se utilizaron diversos catalizadores (reactivos), mostrando el mejor rendimiento en volumen de biodiesel el ácido sulfúrico con el 87 por ciento y el hidróxido de sodio con 93 por ciento, ambos a una concentración de 10 y 2 por ciento en peso de aceite, respectivamente.

 

 

De igual forma se utiliza una matriz sólida, en este caso silica gel, que absorbe el catalizador que se encuentra en fase líquida, todo a una temperatura de entre 55 y 60 grados centígrados, y por último se le añade el alcohol. “Lo innovador del proyecto es que mediante este proceso se puede recuperar el catalizador que se le adiciona a la reacción y que generalmente se pierde. Recuperarlo es tenerlo en esa matriz sólida y volverlo a reutilizar, eso es economía para el proceso, porque además de recuperar el catalizador, la matriz utilizada es de bajo costo”, explicó el profesor Andrés Felipe Rojas, doctor en Ingeniería y líder del proyecto.

 

 

Uno de los grandes beneficios del proyecto es que las comunidades aisladas pueden realizar este proceso. “Lo único que necesitan es una balanza para medir la cantidad de reactivos, una probeta para medir el volumen, una estufa, un recipiente donde depositar la mezcla y un agitador, teniendo en cuenta que por estar trabajando con sustancias tóxicas es indispensable el uso de guantes, careta y un protector para los ojos”, manifestó el profesor Rojas. “Esto ya es casi una receta, lo importante es medir las cantidades y mezclar durante una hora a fuego constante y se obtiene el biodiésel”, añadió el docente.

 

 

Otro de los inconvenientes que soluciona el proyecto, donde también participó el profesor de la UN en Palmira, Harlen Torres, y la ingeniera agroindustrial Marlene Canchala, es el alto costo de las materias primas para producir biodiesel como el que se obtiene a partir de palma o la higuerilla. “Un litro de aceite de higuerilla o de otro aceite puede costar alrededor de 3 mil pesos o más, dependiendo de su pureza, mientras que el aceite usado es un residuo que se puede conseguir por 500 pesos o, en algunos casos, regalado. Ahí esta el beneficio”.

 

 

Fluido eléctrico para comunidades aisladas

 

 

La idea de esta investigación es que los miembros de las comunidades aisladas que no tienen fluido eléctrico, puedan hacer la extracción del aceite y realizar el proceso de transesterificación a través del aceite usado que genere la comunidad. De esta forma podrán poner a funcionar una planta eléctrica, que les va a dar para encender una estufa, ventilador, televisor, plancha, y si la producción es muy alta hasta pueden generar energía para una microempresa.

 

 

El primer paso, según explicó el profesor Rojas, es realizar una inversión alrededor de 5 millones 500 mil pesos para adquirir la planta eléctrica de 7'5 caballos, que sirve para tres familias. “Nosotros simulamos una casa, y utilizamos varias mezclas, no solamente el biodiesel de aceite usado obtenido del primer proyecto, sino que también mezclamos biodiesel de aceite usado con diesel, diesel con aceite usado sin haberle hecho la transformación, después biodiesel con aceite usado y biodiesel solo”, describió el ingeniero Rojas.

 

 

En todos los casos la planta funcionó y generó energía. No obstante, la idea fue medir el consumo, el cual resultó siendo menor al utilizar diesel, lo que era de esperarse debido a que el poder calorífico o la energía que entrega éste combustible es mayor. Sin embargo, el biodiesel con aceite usado es una buena alternativa, porque aunque su consumo es mayor, haciendo la conversión en dinero resulta bastante viable.

 

 

“En el experimento se midió cuanto tiempo se demoraba en consumirse 100 mililitros, que para el caso del diesel fue 6 minutos 36 segundos y para la mezcla biodiesel con aceite usado de 4 minutos 48 segundos, resultando una diferencia más o menos de 2 minutos. Sin embargo, al hacer cálculos, un galón de diesel que te da energía para la casa por cuatro horas tiene un precio de 6 mil doscientos pesos, pero un galón de biodiesel con aceite usado que alcanza para tres horas, tiene un precio de 2 mil quinientos pesos”, argumentó Rojas.

 

 

Otro de los beneficios de la investigación, que contó además con el apoyo del profesor Óscar Chaparro; José Luis Cardona, ingeniero agroindustrial; y los laboratoristas Cesar Medina y Carlos Martínez, es la reducción de las emisiones de dióxido de carbono –CO2. “El proyecto permite, además de plantear una alternativa viable para llevar fluido eléctrico a las comunidades aisladas, un gran beneficio muy importante desde el punto de vista ambiental”, puntualizó el profesor Andrés Rojas.