Technology Chile , Chile, Friday, September 23 of 2022, 09:22

Australia usa un estudio chileno para revisar los estándares de seguridad del suministro eléctrico

Innovadores modelos matemáticos sirven como herramientas avanzadas de evaluación de riesgo y planificación de la resiliencia en la red eléctrica

UCHILE/DICYT La creciente dependencia de la electricidad y el avance del cambio climático nos enfrenta a uno de los grandes problemas de América Latina: la infraestructura energética. Estas variables determinan el grado de vulnerabilidad de un sistema que -entre otros aspectos- es deficiente ante los cada vez más frecuentes desastres naturales y fenómenos climáticos extremos propiciados por el cambio climático. Pata enfrentar esta situación, científicos chilenos y de Reino Unido desarrollaron la investigación “Resilient planning of low-carbon power systems”, estudio que actualmente se utiliza en la revisión de estándares de seguridad del suministro eléctrico en Australia.

 

Que un país líder en energías renovables y en la dinámica adaptativa de la regulación como Australia apoye la propuesta de cambios a su normativa en base a esta investigación, demuestra la gran contribución y potencial de este trabajo para mejorar la seguridad del suministro eléctrico en Chile y el mundo.

 

Rodrigo Moreno y Fernando Ordóñez, académicos de la Universidad de Chile e investigadores del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI), junto a Pierluigi Mancarella, de la Universidad de Manchester, desarrollaron los innovadores modelos matemáticos que hoy sirven como herramientas avanzadas de evaluación de riesgo y planificación de la resiliencia en la red eléctrica. “Esto permite al sector energético prevenir y disminuir los cortes del suministro eléctrico a gran escala, cuando el sistema de energía está expuesto a eventos naturales de alto impacto y baja probabilidad”, sostiene Fernando Ordóñez.


Pionero en crear herramientas matemáticas para medir el riesgo del suministro eléctrico, el proyecto permite tomar decisiones óptimas para minimizar estos riesgos. El objetivo de la investigación es “contar con un suministro más resiliente. Que no falle con la facilidad actual, en caso de presentarse eventos naturales, y si falla, que se pueda recuperar de forma rápida y efectiva”, detalla Rodrigo Moreno. Esto ayudaría a crear prácticas de planificación y formar una red de transmisión resistente y baja en carbono por un monto que bordea los 180 millones de pesos chilenos.

 

La investigación liderada Rodrigo Moreno contó con la participación de expertos de la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad de Manchester, la Universidad de Costa Rica, y socios de Malasia y China, ampliando el espectro de aplicación de estos modelos a otros problemas y países del mundo. El trabajo fue distinguido en 2018, además, por el Newton Prize, en reconocimiento a su excelencia en innovación e investigación para el desarrollo económico y bienestar social de los países socios del Fondo Newton, Reino Unido.

“Resiliencia, seguridad y confiabilidad de suministro son áreas donde el ISCI está constantemente haciendo aportes académicos en el desarrollo de nuevos conceptos y modelos matemáticos. A la luz del cambio climático y de un sistema eléctrico que es cada vez más dependiente de variables climáticas, avanzar en estos temas se han vuelto muy necesario”, enfatiza Moreno. Hoy dependemos de la electricidad. Redes eléctricas robustas, costo efectivas y con bajas emisiones de carbono para Sudamérica y el mundo, agrega, evitan los apagones prolongados que afectan la economía del país, la seguridad y la estabilidad social.